En este momento estás viendo Carta
Foto de KoolShooters en Pexels

Carta

Jamás escribís. No se te dan las letras.
Pero aprendiste a escribir para hablarme.
Me llegó tu carta al buzón del alma.
Tus cortas palabras,
Tus puntos suspensivos.
Tu número preferido.
Todo en una carta igual de corta a tu paso por mi vida.
Me llegó una carta con un mensaje oculto entre sus líneas.
Me llegó una carta con frases emocionadas porque por fin salieron de tu pecho a posarse en mi espalda.
Me llegó una carta que aún no quiero descifrar, porque hacerlo es entenderte; y la razón de mi vida está en no comprenderte.
Si te comprendo, todo acabaría.
Las cartas. Las ausencias. El hombre que se esconde detrás de pretextos.
Se acabaría tu compañía en mis pensamientos.
Te agotaría en explicaciones.
No me interesa descifrarte tan pronto.
Estoy a la espera de otra carta que sé que no llegará.
También espero tus caricias camufladas en rosas.
Espero, entonces, con la misma ansiedad con la que Atlas sostenía su piedra.

Foto del cabezote: Foto de KoolShooters en Pexels