Persistir, pero no resistir. Así me hice amiga de la tecnología

Persistir, pero no resistir. Así me hice amiga de la tecnología

 

Corría el 2013 y oficialmente ya odiaba mi Blackberry. Ese sentimiento visceral provenía de la pérdida de libertad que suponía, pues no era en sí un celular sino un grillete rosado. ¿Por qué todo el tiempo tenía que estar avisando en dónde demonios estaba? En diciembre, mi regalo de Navidad fue deshacerme del castigo y, como en el <Diablo en la botella>, pasarlo (pero no vendiéndolo) a otra persona que en serio lo deseaba. Lo bueno fue que jamás regresó a mí (por que si lo hacía, ¡iba a gritar! Y se iba a escuchar hasta Honolulú) y no tuve que venderlo por un precio por debajo de lo que lo había comprado.

Inicié un feliz y próspero 2014 sosteniendo un flamante Nokia 1100, los mitológicos aparatos que al caer al piso, abren hueco. Acompañada de este artefacto, empecé a trabajar como periodista y me daba en la madre que todos me preguntaran por mi Whatsapp. ¿Por qué no me llaman? Es más fácil, ¿no? Lo más «tecnológico» que tenía era una tableta Nexus (prestada, claro) por Mister Tecnológico (si me estás leyendo, sabes que así eres). Te la presto para que leas más, dijo. Y así fue, me terminé los ‘Juegos del Hambre’ en los viajes eternos en Masivo desde mi casa ubicada en Narnia y mi trabajo que estaba en la PM (la Punta del Mapa, no sean así).

Cuando dejé de ser periodista, también dejé la Nexus. Cómo olvidarte diciéndome: «usa más la tableta que para eso te la presto. Escribí ahí». No éramos buenas amigas, y yo prefería la vieja confiable agenda con hojas cuadriculadas y mi lapicero contramarcado con mi nombre. ¿Más pro, no? Mientras tanto, él decía… ¿Cuándo vas a empezar a pagar las cuentas por Internet? ¡Nunca! Me rehusé con ímpetu a esa creciente onda tecnológica y cada vez abrazaba más mi flamante (y miserable) 1100.

Ese año, gané la primera batalla, y un premio de periodismo por una diatriba a la tecnología y las redes sociales; pero, más adelante perdería una guerra. Primera baja: dos meses más tarde, administrar redes sociales sería mi primer empleo. Segunda baja: seis meses después, solo por presión social y laboral. compraría mi primer Smartphone decente con mi primer sueldo, decente también. ¡Te lo dije! Hasta que por fin. Si no fuera por este trabajo, no te comprás este celular. Y él, sabio como siempre, seguía avanzando con sus tecnologías y su súper poder de pagar todo por Internet.

Gente, me costó dos años entender la improductividad de las filas de los bancos y empezar a dejar el bolígrafo y el papel. Me rehusaba a leer en el iPad y no me acuerdo cómo lo logré, pero luego me parecía terrible leer en el celular (por esa letrica pequeñita) y aún me molestaba Whatsapp.

– ¿Vas a seguir escribiendo?
– Sí. Es que antes estaba perdiendo tiempo, aunque empecé a escribir en Evernote que lo instalé en el iPad, no estaba publicando. 
– ¿Evernote y iPad? Eso no lo habría dicho la vieja nata. 
(…)
– Voy a escribir un artículo sobre la resistencia que tenemos a la tecnología, cuando no sabemos que en serio está para ayudarnos. 
– Aleluya. 

El otro día conocí a un personaje que tenía el celular más maravilloso del universo, (hasta lo babeé al cogerlo) y él solo sabía que era lo máximo y lo usaba para lo básico: llamar y chatear. Aquí está el punto: ¿qué ganamos con tener el último celular si quizá solo usamos el 5% de su potencial? En retrospectiva, yo era bien mensa para la tecnología. Y no era por que no me gustara, descubrí que era por que no sabía usarla y me generaba estrés relacionarme con temas que no entendía. Hoy, mi nuevo mejor amigo es Android One, y amigos reales, no se ofendan, pero es que es genial (más que genial, en realidad es maravilloso).

¿Qué he descubierto desde que cambié a este Ferrari? Algunas apps y funcionalidades que han mejorado mi productividad y otras que me han sacado de apuros.

Bienestar digital

Android One tiene una app propia que se llama Bienestar Digital. Me quedé aterrada de cuántas veces desbloqueo el celular en el día, cuántas notificaciones recibo y cuál es la app que más uso (Whatsapp, claro). Además permite ponerle temporizador a las apps que te distraen, y de acuerdo con el tiempo que establezcas, la app se bloquea por el resto del día y no te deja abrirla.

¿Para qué lo uso?: me permite saber si he desbloqueado el celular por bobada (así como cuando uno se asoma varias veces a la nevera sin saber la razón aparente). Ah y porque fusionada con la función ‘No interrumpir’ el celular entra en modo reposo y escala de grises en donde no se muestran notificaciones, solo vibra si es una llamada de un número favorito o una llamada que persiste más de dos veces.

Si quieres saber más sobre cómo funciona esta app, aquí te dejo una reseña. 

Este video, aunque en inglés, es muy completo para entender de qué se trata la app.

Ok, Google

Soy usuaria de Android desde el inicio, y de Motorola y he visto la evolución de este comando. Es tan tierno y tiene tantas ganas de ayudarnos, que mi abuela le dijo «no sé qué decirle» y simplemente respondió «no te preocupes, estoy para ayudarte». ¿Hay algo más brillante que eso?

¿Para qué lo uso?: principalmente aprovecho su función cuando conduzco. Con un <OK Google> lo desbloqueo, abro apps (Google Maps, casi siempre), hago dictados o llamo a alguien. ¿Quién más lo usa?

Evernote

Si te gusta mucho escribir, esta app te va a salvar cuando no haya lápiz o papel disponibles. ¿Sabías que puedes hacer garabaticos? También puedes tomar fotos e incluirlas en cualquier punto del texto. Si tienes la app en tu computador, las notas se sincronizan automáticamente y puedes tener varias libretas para que no mezcles tus pensamientos con trabajo. Además, puedes compartir las notas directamente desde tu celular a direcciones de correos electrónicos y ahí se acaba el «es que no me mandaron las notas».

¿Para qué lo uso?: para dejar de tener un pretexto porque no puedo escribir. Por que no es que mantenga con la musa, pero cuando llega, no hay que desaprovecharla. Aquí algunos tips para escribir ?

Google Keep

Hay algunos recordatorios que necesitamos tener a la mano y quizá Evernote se vuelve un poco más tedioso con sus múltiples funciones. Keep y su gagdet en pantalla te ayuda a organizar notas breves y también puedes hacer listas. El otro día me pillé haciendo la lista del mercado a mano y después de darme un facepalm, abrí Keep y resulta que tiene artículos de remesa predeterminados. ¡Mejor aún!

¿Para qué lo uso?: para tener atajos cuando necesito escribir cosas rápidas y enumerar tareas que no se me pueden olvidar (porque olvido todo).

Amazon Kindle

Esta es nueva para mí. ¡Gracias Mr. Tecnológico! Pensé que era más horrible leer desde el celular y resulta que no: puedes graduar la letra, la app te dice en cuántos minutos terminarás el capítulo que estás leyendo y cuál es el progreso que llevas del libro que probablemente, está más económico en versión digital que tradicional. Yo también soy de las que les gustan los libros físicos, pero estoy intentando hacer una transición.

¿Para qué lo uso?: para tener algo productivo qué hacer mientras espero y dejar de quejarme del aparente tiempo que pierdo haciendo fila en una diligencia aburrida.

Teclado SwiftKey

Estoy en versión de prueba, pero funciona para los que son Community o Social Media. Al copiar un texto, el teclado lo guarda automáticamente y copia tal cual donde lo pongas. Predice más rápido tus palabras y hasta frases, además guarda los HT que has usado en Instagram y así ya es más fácil recordar la nube que tanto te costó construir. Tiene atajos rápidos para Gifs y esto es muy útil para Instagram, pues no tienes que abrir la opción de GIFS.

¿Para qué lo uso?: creo que ya lo dije todo. Me ahorra trabajo con los atajos del teclado.

Estas son las que más utilizo, pero claro que hay más: Google Calendar, Sheets, Documents… Seven, para hacer ejercicio (que la amó mi prima de ocho años) y posiblemente, ustedes tengan otras que les hagan la vida más amable, como las apps bancarias, ¡qué gran avance!

¿Cuánto de la capacidad de tu celular utilizas para hacerte la vida más fácil? ¿O solo son redes sociales, chat y fotillos varias? Haz de tu smartphone una herramienta y no un simple lujo. 

Comentar

comentarios